PUBLICIDADError, el grupo no existe! Compruebe la sintaxis! (ID: 1)

Carlos Urroz: «Arco es el catalizador anual de la creación contemporánea»

23 febrero, 2016
Carlos Urroz en ArcoMadrid

En un mundo profundamente cambiado, la feria de arte contemporáneo más antigua de España (y una de las más longevas de Europa) celebra este año su trigésimo quinto aniversario. Y lo hace anunciando la internacionalización de su marca, a través de la feria ARCOlisboa, que se celebrará el próximo mes de mayo. Asimismo, propone una serie de eventos conmemorativos, entre los que destacan Imaginando Otros Futuros (una sección especial compuesta de 35 galerías invitadas de diferentes países) y Año 35. Madrid (un programa de intervenciones artísticas, en diferentes lugares de Madrid).

Una de las novedades principales de ARCO 2016 es la exportación a Portugal de la marca ARCO, a través de la primera edición de ARCOlisboa, que se celebrará en la capital lusa el próximo mes de mayo. Empezamos por esta importante noticia.

¿Cómo va a ser ARCOlisboa?

Será una cita de pequeño formato, con unas 40 galerías de arte portuguesas y españolas, fundamentalmente, que se celebrará en un sitio histórico y muy apoyado por las galerías locales y coleccionistas internacionales. Intentaremos que sea un encuentro muy centrado en los artistas, retomando la idea de ‘Artista Destacado’.

Diferenciar una marca, generalmente, conlleva diferenciar su target. ¿Serán dos ARCO con dos ofertas distintas, dirigidas a dos tipos de coleccionismo diferentes?

Serán dos convocatorias basadas en la calidad, de diferentes dimensiones y en distintos emplazamientos. La selección de las galerías de Lisboa la realizará el Comité Organizador y el programa de coleccionistas se realizará en base a las sugerencias de las propias galerías.

¿Qué potencial tiene Portugal, en este momento, en términos de propuesta artística y de mercado?

La oportunidad y el apoyo que abre este proyecto a las galerías portuguesas se verán favorecidos por la progresiva recuperación de la economía del país vecino, que comenzó su estabilización en 2015. A esto se suma el regreso de la inversión internacional, orientada al mercado inmobiliario, entre otros, y el alza del turismo en Portugal, que ha crecido notablemente en los últimos años. ARCOlisboa brindará el espacio y el contexto profesional para analizar y dar visibilidad a la riqueza y diversidad de la escena artística portuguesa, un entorno creativo con un pasado, un presente y un futuro especialmente dinámicos e interesantes.

Portugal representa sin duda una puerta de acceso importante a Brasil y en general a Latinoamérica. ¿Cabe esperar que el próximo paso sea exportar ARCO a Latinoamérica?

Podría ser una opción. En cualquier caso ahora estamos centrados en la celebración de ARCOmadrid y ARCOlisboa.

 

Después de más de veinte años, para esta edición ARCOmadrid no cuenta con un país invitado. ¿Se trata sólo de una suspensión temporal, para dejar espacio al programa conmemorativo Imaginando Otros Futuros, o la fórmula del ‘País Invitado’ se ha agotado?

No está agotada y, de hecho, el año que viene volveremos a tener un país invitado. Esto no significa la obligación de repetir esta fórmula en cada edición.

Este año ARCOmadrid celebra su XXXV aniversario. ¿A qué se debe este envidiado aguante?

Pues porque ARCO es una feria necesaria. Así lo quieren las galerías, y así lo quiere el sector en general.

¿Qué diferencia hay entre el ARCOmadrid del siglo XX y el ARCOmadrid del siglo XXI?

En estos 35 años ARCOmadrid ha sobrepasado los límites de una feria de arte, donde se compran y venden obras, convirtiéndose en el catalizador anual de la visibilidad de la creación contemporánea. En sus inicios, la feria se convirtió en una inusitada universidad de invierno, donde estudiantes de toda España recibían créditos universitarios por acudir a las charlas. El apoyo de galerías, coleccionistas e instituciones a lo largo de los últimos años ha contribuido a generar un cambio en la percepción de la creación contemporánea, que permite hoy la celebración del 35º Aniversario de ARCOmadrid. Una edición única, donde coincidirán por primera vez en Madrid galerías de excelente calidad internacional con un programa general editado para hacer sus contenidos especiales e irresistibles.

Una de las críticas que se suelen dirigir a las ferias de arte contemporáneo es que son lugares en los que la dimensión más auténticamente creativa de las propuestas artísticas está domesticada para complacer al mercado.

Las buenas obras de los artistas no se hacen para una feria o evento sino que son un proceso de trabajo continuo. En ARCO trabajamos con curadores y críticos que nos ayudan a tener lo mejor de cada artista. De todas formas, la creación es exclusiva de los artistas y ellos deciden las obras que presentan en cada contexto. Lo importante es la calidad de las piezas y los artistas.

Según Alessandro Dal Lago y Serena Giordano, los marchantes de arte contemporáneo se habrían convertido en “marchantes de aura”, puesto que a menudo las obras que venden consistirían exclusivamente en el aura de la que están envueltas. ¿Se vende mucha aura en las ferias?

Se venden las obras de calidad.

Otro proyecto conmemorativo del XXXV aniversario es el programa Año 35. Madrid, comisariado por Javier Hontoria. El programa consiste en una serie de intervenciones artísticas en diferentes espacios expositivos de Madrid, como el Museo Cerralbo, el Museo del Romanticismo, Casa Árabe o Tabacalera. ¿ARCOMadrid se abre más la ciudad?

ARCO siempre ha estado abierta a la ciudad. Tradicionalmente el país invitado prepara un amplio programa de exposiciones y actividades en Madrid, que dan a conocer su escena. En esta ocasión, y como parte del homenaje, Javier Hontoria ha comisariado este programa con intervenciones de artistas en espacios muy distintos, instituciones artísticas o sin vinculación al arte contemporáneo, que subrayarán la identidad de cada lugar.

A estas exposiciones se suma AfterARCO, con propuestas artísticas tras el cierre de la Feria, como el programa de intervenciones Los Otros [Artistas], organizado por Ámbito Cultural de El Corte Inglés; María Zahle, en CentroCentro; Residencias El Ranchito y Art Situations II, en Matadero Madrid; Alberto García-Alix, en Tabacalera; la Colección Inelcom o sesiones de dj’s en Chicote. Además, el martes día 23, las galerías de la calle Doctor Fourquet y del Barrio de las Letras harán una apertura especial hasta las 22.00h, y el viernes 26 se celebrará el tradicional brunch de las galerías de ARCOmadrid.

La de este año es su sexta edición al mando de ARCOmadrid. ¿Cuál considera su mayor logro y cuál su asignatura pendiente como director de la feria?

En este tiempo, que hemos pasado los años más duros de la crisis, hemos hecho cambios que han servido para redimensionarla, hacerla más pequeña, y orientarla hacia una feria de descubrimiento: artistas nuevos que las galerías presentan y que pueden interesar a coleccionistas y críticos. También apostamos por mostrar escenas diferentes, potenciar la vinculación con Latinoamérica e, igualmente, estar muy presentes en la ciudad. Una feria enfocada principalmente en la calidad.

De cara a los próximos años seguiremos trabajando en atraer las mejores galerías y coleccionistas. Del mismo modo continuamos con nuestra labor de mejorar el conocimiento del arte contemporáneo y el coleccionismo y, en este sentido, la Fundación ARCO seguirá desarrollando iniciativas que promuevan este conocimiento y el fomento del coleccionismo.

¿Qué consejo le daría a un joven coleccionista que estuviese empezando ahora a crear su propia colección de arte contemporanéo?

Que visite ARCO y que lo haga con los ojos muy abiertos. Hay que empezar con pasión, con piezas que realmente nos gusten. Yo recomiendo comprar algo que nos guste aunque lo paguemos a plazos durante un año. En ARCO, para quienes se inician al coleccionismo, les ofrecemos First Collector, un servicio de asesoramiento en la compra de arte durante la Feria.

Leer más